Acaime, la casa de los colibríes en el Valle del Cocora

Valle del Cocora en Salento

En el corazón del Valle del Cocora, a unos 2.700 metros de altura, se encuentra Acaime, una pequeña casita que se ha convertido en reserva natural y hogar de cientos de diferentes especies de aves, entre ellas los colibríes.

¿Cómo llegar al Valle del Cocora?

El Valle del Cocora es un impresionante paisaje natural ubicado en el departamento del Quindío. Salento es la ciudad de entrada, desde donde salen jeeps que te acercan al valle en cuestión de 30 minutos. A Cocora también se puede acceder en coche particular, pero recomendamos que vayas temprano ya que esta zona es una de las más turísticas de la región.

Camino a Acaime
Camino a Acaime

El Valle es hogar de la especie de palmas de cera más altas del mundo, llegando a alcanzar los 60 metros de altura. La particularidad de este enclave es que se encuentra en la cordillera central de los Andes colombianos, con lo que rige un clima de alta montaña, mayormente marcado por la llovizna y la neblina que le da un ambiente algo nostálgico al paisaje.

La anécdota

Al llegar al Valle del Cocora en Jeep tenemos que ir en busca del criadero de truchas, a escasos 50 metros de donde nos deja el transporte.

Jeep en Salento
Al Valle del Cocora se accede en Jeep desde Salento

A partir de aquí simplemente tenemos que continuar por el camino a la izquierda del criadero, que nos llevará rápidamente a cruzar el primer puente de los 7 que componen nuestra ruta. Más adelante encontraremos una pequeña caseta donde se debe hacer el pago de 3.000 COP por persona, que es el coste del acceso a Acaime. Tras el pago recibiremos unas pulseras que nos servirán para reclamar un chocolate o una aguapanela con queso tan pronto como lleguemos a la casa de los colibríes.

puente colgante Acaime
Uno de los puentes colgantes que cruzamos

El camino es relativamente fácil, aunque la subida final se hace larga.

La casita de los colibríes

Llegados a Acaime, disfrutamos de nuestro merecido chocolate con queso y admiramos la belleza de los colibríes y de las aves que por allí disfrutan en libertad.

Emprendemos el camino nuevamente y ahora nos dirigimos a La Montaña. Para coger el camino correcto hay que salir por detrás de los baños, podemos preguntarle a alguna de las personas que trabaja en Acaime y así nos aseguramos de empezar la ruta correctamente. Es importante tener en cuenta que no debemos volver por el camino por el que vinimos (a no ser que no queramos hacer la ruta hasta La Montaña).

Tenemos por delante una hora más de caminata y una subida de unos 150 metros, ya que este mirador se encuentra a 2.860 metros de altura. Aquí también es posible comprar algún refresco y disfrutar las vistas al Morro Gacho, una pequeña montaña que sobresale y cuya cima se descubre o esconde a merced de las nubes que allí arriba bailan.

El bosque de niebla

Desde aquí simplemente tenemos que bajar caminando por la pista, que nos llevará a un mirador desde donde podemos apreciar el llamado Bosque de niebla.

Desde aquí el camino hasta el Valle es claro y comenzamos a ver los grupos de turistas que no se aventuran a hacer la excursión al completo, pero llegan hasta aquí al menos para contemplar el espectáculo de la neblina acariciando las altas palmeras.

Bosque de niebla Valle del Cocora
Bosque de niebla en Valle del Cocora
Vistas desde el valle
Vistas al bosque de niebla

Algunas consideraciones para hacer la ruta a Acaime

  • Se trata de una ruta circular de unos 12 km y unas 5 horas de duración, con lo que vale la pena llevar agua y comida, aunque podremos ir rellenando nuestra botella en los riachuelos que vamos encontrando
  • Es posible hacer la ruta a caballo
  • Es imprescindible llevar un buen calzado de montaña, o en su defecto botas de agua, ya que caminaremos por zonas pantanosas. También debemos llevar chubasquero o chaqueta impermeable ya que seguro cae algo de lluvia
  • No hay muchas señales en el camino, así que vale la pena prepararse antes de salir
  • Recuerda llevarte contigo todos los residuos que generes, no dejes nada en la montaña

¡Y disfruta! Es uno de los paisajes más bonitos del Eje Cafetero, así que esperamos que lo disfrutes tanto como nosotros.

Valle del Cocora

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *